Blogia
patrialibre

Camino al cambio sin modificar la esencia

Camino al cambio sin modificar la esencia

Por: Rosa María Ramírez Reyes.

El programa del médico y la enfermera de la familia, concebido para materializar la idea martiana de que la verdadera medicina es la que precave, fue implantado en Cuba en 1984, por el sistema de salud, a propuesta del líder Fidel Castro.

Nació con el objetivo de mejorar el estado de salud de la población mediante acciones integrales dirigidas al individuo, a la familia, la comunidad y el ambiente, siempre sirviéndose de una íntima vinculación con la comunidad.

Desde entonces a la fecha muchos cambios ha tenido el proyecto en pos de la perfección del trabajo; pero, sin modificar su esencia en el reconocimiento inicial de la población.

Tras el reordenamiento de los servicios de salud, el programa se revitaliza en el país con la pretensión de rescatar métodos eficaces como lo es el clínico-epidemiológico porque implica menor agresividad en el tratamiento a las enfermedades y un uso racional de los medios de diagnóstico.

En Puerto Padre funcionan en la actualidad 101 consultorios, de los cuales 100 cuentan con el médico y la enfermera, lo que propicia un acercamiento al estado de salud de la población local y permite proyecciones en torno a prevenir enfermedades a partir de modificaciones en los estilos de vida.

El deterioro de inmuebles, la escasez de recursos, la falta de organización del trabajo y otras insuficiencias hoy mellan la labor en lo que se denomina el eje central de la atención primaria de salud.

Ir hacia la satisfacción plena de la comunidad con el servicio que prestan médicos y enfermeras debe ser premisa del personal del sector como respuesta al lineamiento 155 que demanda al Sistema de Salud facilite la atención correspondiente y con calidad a cada paciente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres