Blogia
patrialibre

Frank en el eterno recuerdo

Frank en el eterno recuerdo

Por: Rosa María Ramírez Reyes.

Al repasar la historia patria encuentro una fecha de alta recordación: el 30 de julio de 1957. Santiago de Cuba, la heroica y rebelde ciudad, sería el escenario del acontecimiento.

Testigos excepcionales del tiempo narraron que la policía batistiana revisaba casa por casa de la calle San Germán, ante esa situación, Frank País ordenó a los muchachos que se marcharan en el carro, él y Raúl Pujol salieron a la calle; se les vio a pie, desafiando la misma muerte.

Por ese entonces el pueblo de Cuba todavía no sospechaba quién era ese joven de mirar profundo y sonrisa franca, de pasos firmes y serenos, que entregaba su vida a la causa justa.

Los esbirros les hicieron detener la caminata, muy rápido identificaron a Frank, los monstruosos sí conocían bien de su inteligencia, carácter e integridad.

Comenzaron a golpearlos hasta que finalmente ametrallaron a Pujol, mientras que a Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos.

Mataron al máximo jefe de la lucha clandestina, quien no había cumplido 23 años de edad, era maestro, sabio y sincero, era un santiaguero extraordinario, daba ese 30 de julio de 1957, el bien más preciado que tiene un ser humano: la vida.

La cobardía de los asesinos pretendió silenciar el crimen; trasladaron los cadáveres hasta el cementerio de Santa Ifigenia, donde, con el mayor sigilo, intentaban inhumarlo en un profundo hueco para callar definitivamente su enérgica voz y su espíritu de luchador inclaudicable, mas, la fuerza del amor y la verdad otra vez les hacían añicos sus macabros planes: Santiago se reveló, y con Doña Rosario García al frente, recuperaron los cadáveres ensangrentados.

El movimiento 26 de julio enlutó de inmediato, y el pueblo santiaguero, paralizó la ciudad para rendirle tributo y acompañar a los combatientes hasta el camposanto.

A Frank lo enterraron vestido con su uniforme verde olivo y el brazalete rojo y negro del 26 de Julio, en su pecho una boina y una flor blanca, para perpetuarse como verdadero héroe sobre suelo fértil.

Hoy cubanas y cubanos agradecidos de las páginas de la historia patria tenemos a Frank en el eterno recuerdo, porque él se multiplica en cada epopeya, en cada defensor de principios justos; y Frank País García es semilla de hidalguía que germina por doquier.

También este 30 de julio veneramos a todos los jóvenes que cayeron en la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, porque la fecha fue escogida como Día de los Mártires de la Revolución.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres