Blogia
patrialibre

Tradiciones

Tradiciones

Por: Wilma Mariño Parra.

       Especialista de Investigaciones.

       Dirección Municipal de Cultura.

La política cultural cubana se está ajustando a los tiempos modernos, cerrando las filas a la globalización. En ocasiones los de abajo, los que con nuestro actuar diario en el quehacer cultural, perpetuamos la tradición heredada o borramos las huellas de nuestra cultura.

La cultura es un proceso, un sistema, la cultura son hábitos, tradiciones, costumbres que se trasmiten de generación en generación en un grupo social dado que se encuentra y permite identificarse como miembros de la misma.

Partiendo desde este punto, la cultura somos todos y es vital que cada uno de nosotros sepa que la manera en que hablan, visten, comen, la música que escuchan, los filmes que prefieren, paseos que hacen, las cosas que viven, libros que leen, si conversan, bailan en pareja, en fin todo, todo va conformando la cimientes de la tradición, las costumbres, los hábitos del mañana. Pero ¿cómo perpetuar una tradición?

Es sin dudas el Ministerio de Cultura rector de este proceso, sin olvidar que no hay culturas buenas ni culturas malas, no es momento –ya es tarde – hacerle la guerra al Regguetón que como proyecto importado de Latinoamérica lleva más de diez años, según las entidades, desgraciadamente es una tradición. Se trata ahora de que otros ritmos, otros bailes tengan también su espacio, exista diversidad y que cada quien escuche o baile la música de su preferencia, porque ¿Qué se baila más en Cuba, el Regguetón o el Danzón?

La música popular cubana, la viva, con la que se comienzan las fiestas populares, la de los músicos de provincias y municipios, esa, también está en crisis. Es que se ha perdido el hábito de programarlos cada tarde de domingo porque el presupuesto mensual es insuficiente para cubrir tan altos precios de nuestras orquestas para que tengan un espacio fijo, puedan fomentar o mantener el gusto por la música viva y a su vez el baile de pareja como el Casino. Es agotador bailar con una orquesta en una plaza una pieza musical puede durar 15 minutos con sus estribillos e improvisaciones desafortunadas.

Sin embargo las direcciones municipales de cultura tienen un equipo de audio muy potente, que puede funcionar sin la orquesta, con discos originales o piratas y según la selección del DJ puede disfrutar de un número musical en su tiempo justo ya sea nacional o extranjero sin costarle un centavo a nadie por lo que puede ser utilizado el fin de semana. ¿Se convertirá en una tradición? Porqué entonces estos audios no tienen discos de música cubana para difundirla.

Los órganos están también dentro del grupo de la música viva desafortunadamente con no muchos seguidores. Los dueños de la música molida ganan muy bajos salarios y esto provoca que a veces no puedan actuar donde se les programa pues no tienen un transporte adecuado o un precio adecuado para trasladar el pesado órgano.

Entonces viene el dilema son músicos profesionales, comen por lo que trabajan pero no se les puede utilizar donde se les programa porque las Direcciones Municipales de Cultura ni el centro de la música tienen transporte. No cabe dudas que es inminente revisar, a camisas quitadas, todo lo referente a política cultural para mantener nuestra idiosincrasia y no contaminarnos más para nosotros mostramos al mundo y el mundo se nos muestre sin temores. Pero es innegable que lo primero que hay que salvar satisfaciendo las enormes necesidades que tienen las deprimidas instituciones en la base, los escasos presupuestos, la falta de vestuarios, maquillajes, lienzo, pinceles, hojas, sin hablar de la carencia de Instructores de arte o la falta de transporte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres