Blogia
patrialibre

De San Manuel a la gloria

De San Manuel a la gloria

Por: Grabiel Peña González.

“Recuerdo a Dulce de niña, siempre inquieta, activa, ligada a la práctica de deportes en la escuelita primaria del pueblo”, dice Rosa Esther García Gil, con el rostro encrespado de orgullo al referirse a su hermana Dulce Margarita García Gil, gloria del atletismo en Puerto Padre.

Desde su natal San Manuel, esta morena de imponente estatura y belleza natural, comenzó a tejer una impresionante carrera deportiva que la llevó por disímiles países de los cinco continentes.

“Dulce comenzó a competir de muy temprana edad, con solo trece años se coronó en unos Juegos Escolares, en Santic Spíritus, donde fue captada para la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA), desde entonces tuvo una intensa trayectoria que incluye certámenes en la antigua Unión Soviética, Yugoslavia, Hungría, Inglaterra, España, Tokio, entre otros.

Panamericanos, Mundiales y los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, figuran entre los eventos competitivos de mayor rango donde participó esta hija de La Villa Azul, que hoy entrena a futuros campeones, en Chile”.

Dulce, no es solo su nombre; el néctar de su gracia alcanza el actuar sencillo, afable y comprometido.

“Cuando ella llega a su pueblo, saluda y visita a todos los vecinos, a sus entrenadores, compañeros de trabajo y participa en las actividades de la Federación de Mujeres Cubanas y los Comités de Defensa de la Revolución”.

La gloria alcanzada por Dulce Margarita, con la fuerza de su brazo, se multiplica cuando de retos se trata, ocupar el lugar dejado por la estelar María Caridad Colón, primera mujer latinoamericana medallista de oro en juegos olímpicos, así lo demuestran.

“Para Dulce fue un reto gigantesco sustituir a la Colón , acota Rosa Esther, primero por los raseros que impuso y segundo por la dimensión de la persona humana de María Caridad, ellas se llevaban muy bien en los entrenamientos, en las competencias y fomentaron una excelente relación, causa de orgullo para nuestra familia” .

Nairobis Alayo García, hace quince años nació del vientre de Dulce Margarita y hoy muestra inclinación hacia el atletismo.

“Pienso seguir el mismo camino de mi mamá, me gusta mucho el deporte y quiero ser campeona como fue mi madre”.

A esta criolla de nacimiento y estirpe, capaz de enviar la punzante jabalina más allá de los sesenta y nueve metros, es este homenaje, a ti federada, combatiente, internacionalista, a ti mujer, a ti Dulce Margarita García Gil, felicidades.  

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres